El molde latinoamericano

Comunicate con el experto:

!noticia guardada!

Los moldes y los herramentales son los protagonistas invisibles de una enorme cantidad de bienes de consumo. Ya sea para un proceso de inyección o para sistematizar un proceso de manufactura, estos componentes son vitales en una línea de fabricación y son como una huella digital: únicos para el producto para el cual fueron diseñados. Con esto podemos determinar el alto valor de oportunidad para que una empresa dedicada a la metalmecánica incursione en este mercado.

Precisamente en la edición Abril/Mayo de Metalmecánica Internacional abordamos este tema para conocer, por un lado, el estatus de la industria de manufactura y, por el otro, el desarrollo de nuevas tecnologías y técnicas en torno a la fabricación de los componentes mencionados.

En nuestro artículo de portada, presentamos el caso de una empresa colombiana que, pese a las limitaciones en materias primas y recursos humanos expertos en el tema, se ha aventurado con éxito en el terreno de la producción de moldes para industrias como la automotriz, la cual, en sí misma, agrega un mayor grado de dificultad, pues implica la fabricación de componentes de muy alta precisión y con tiempos de entrega precisos. Para una empresa en América Latina esto representa casi siempre un esfuerzo doble, sobre todo cuando hablamos de operaciones que requieren de mucha experiencia, como es el caso de los moldes, pues son procesos únicos (no se producen en serie) e incluso muy artesanales.

Para este número también hemos considerado temas relacionados con la gestión de los procesos y la importancia de mejorarlos a partir de la reducción de tiempos muertos. En esta ocasión hablamos de SMED o cambio rápido. Originario de la cultura japonesa de Toyota y asimilado en occidente como manufactura esbelta, esta técnica se enfoca en la identificación de cualquier maniobra que pueda consumir menos tiempo e, incluso, que pueda ser eliminada. Teniendo en cuenta que los tornillos son el peor enemigo del tiempo de producción, las empresas proveedoras de sistemas de sujeción están innovando para asegurar que, a partir de puntos “cero”, la configuración de cada proceso de maquinado sea más rápido y eficiente. Curioso que, en una especie de círculo virtuoso, el concepto de cambio rápido haya nacido del mundo de moldes y herramentales, en el que se analizaron las mejores técnicas para no perder tiempo en cada cambio de dados para pasar de un producto o de un proceso a otro.

En esta edición hablamos de ambas cosas, pero, sobre todo, con un enfoque en nuestra realidad latinoamericana y los retos por venir.

David Luna
David Luna

Total posts creados: 15

¿Te gustaría enviarle un mensaje?

Contactar a David
Imagen
Publicación Anterior

Competitividad: un juego de valor

Lo más leido

Ernesto Meier Addis
CAD

México se encuentra en un proceso de cambio acelerado en su industria de transformación. E...

Ernesto Meier Addis ・Feb 23, 2015
Miguel Garzón Editor Metalmecánica
Electrificación vehicular

Una oportunidad para la industria automotriz mexicana.

Dr.-Ing. Miguel Garzón・Sept 20, 2022
Paulo Castelo Branco
Portaherramientas

Los números corroboran: Brasil pasa por la peor crisis económica de las últimas dos década...

Paulo Castelo Branco・Jun 27, 2016